Editorial

ILSA, usando CO2 supercrítico, extrae concentrados con un alto contenido de triacontanol de las fabáceas

Será de gran beneficio para el mercado mundial de productores de bioestimulantes, para los agricultores y para el medio ambiente.

12/09/2016

ILSA, productor italiano de abonos orgánicos nitrogenados y productos especiales para la bioestimulación de los vegetales, ha celebrado los primeros cien kilogramos de concentrado de triacontanol extraídos de las fabáceas y producidos con la nueva instalación de extracción con CO2 supercrítico. Única empresa en el mundo que utiliza esta tecnología en el campo agrícola, ILSA usa el triacontanol como base para la producción de sus bioestimulantes para los cultivos. La eficacia de esta molécula de origen vegetal ha sido comprobada por una amplia literatura científica y por casi quince años de experimentos en el centro de investigación empresarial.

Un logro que la empresa comparte con sus socios científicos, a la cabeza se encuentra el DAFNAE de la Universidad de Padua (Departamento de Agronomía, Animales, Alimentos, Recursos Naturales y Ambiente).

También ha sido estratégico el apoyo público que ha garantizado fondos por casi 8 millones de euros en los últimos diez años, obtenidos gracias a la creación de proyectos de investigación de gran innovación, con el objetivo de obtener, a partir de los vegetales, moléculas bioactivas capaces de favorecer la obtención de plantas más fuertes y resistentes, y totalmente compatibles con el medio ambiente y la salud del hombre. Gracias a la tecnología del COsupercrítico, la empresa, hoy en día, consigue obtener un concentrado de triacontanol de origen natural, (por lo tanto, no es sintético) hasta hace poco tiempo impensable. Esto permitirá un desarrollo también en el mercado industrial de los productores de bioestimulantes. Los bioestimulantes, a diferencia de los abonos, fertilizantes o agrofármacos, actúan contra el estrés abiótico de los vegetales ayudándoles a ser más fuertes.

ILSA empezó con Ilsac-on, registrado por la ley italiana en la lista de bioestimulantes de acción específica en las plantas y, en enero de este año, ha lanzado 20 nuevos productos a base de triacontanol dentro del programa Viridem®, que engloba todas las acciones de investigación para la producción de bioestimulantes de origen vegetal. Muchas han sido las evidencias sobre la mayor calidad alcanzada por los cultivos ya tratados con los productos Viridem®. Por ejemplo, la reducción del rajado en las cerezas, el alargamiento de las raíces en las lechugas, el aumento del tiempo de almacenamiento de los melocotones, la resistencia contra la salinidad, solo por citar algunas.

““Nuestros productos se estudian pensando en las exigencias concretas de cultivos específicos, también teniendo en cuenta la diferente latitud – explica el presidente de ILSA, Paolo Girelli – trabajamos en 35 países del mundo y nuestros puntos de fuerza son las universidades con las que firmamos acuerdos de colaboración para probar la eficacia de nuestros productos, antes de ponerlos en los mercados específicos y en los contextos ambientales. La tecnología del COsupercrítico nos permite extraer moléculas bioactivas purísimas capaces de prevenir y contrarrestar los daños provocados por las situaciones de estrés que los cultivos sufren cada vez más a menudo”. Esto nos permitirá una mayor garantía de rédito para los agricultores, respetando el medio ambiente, y mayores producciones agrícolas aumentadas por terreno cultivado.