ILSA en pocas palabras


Desde 1956, ILSA proporciona a los agricultores de todo el mundo productos para mejorar sus cultivos. Produce y comercializa bioestimulantes y productos de acción específica, fertilizantes orgánicos y organominerales, sólidos y líquidos. Dispone de una completa gama de productos divididos en varias líneas, tanto para agricultura convencional como ecológica. Su misión es responder mejor a las necesidades de una agricultura cada vez más especializada y atenta a la sostenibilidad del medio ambiente. El C.R.A. (Centro de Investigación Corporativo), activo desde 1976, en colaboración con las principales universidades, confirma el deseo de mejora continua y permite a ILSA mantenerse a la cabeza del sector de las biotecnologías para la nutrición y la bioestimulación de los vegetales.


Para competir globalmente a medio y largo plazo, ILSA innova, cumple con los más altos estándares de seguridad y opera de acuerdo con criterios indispensables de sostenibilidad ambiental. La empresa tiene tres plantas de producción, dos en Italia, en Arzignano (Vicenza) y en Molfetta (Bari) y una en Brasil (Porto Alegre). Las plantas de que dispone la empresa son altamente automatizadas y únicas en su género, las únicas capaces de producir fertilizantes orgánicos sólidos con liberación modulada (proceso llamado: FCH® - Fully Controlled Hydrolysis) y fertilizantes líquidos con un peso molecular predeterminado en la fase de producción (proceso llamado: FCEH® - Fully Controlled Enzymatic Hydrolysis). Además de las tecnologías FCH® y FCEH®, que generan productos nutricionales caracterizados por las exclusivas matrices AGROGEL® y GELAMIN® e de los hidrolizados Fabáceas del programa VIRIDEM®, la empresa ha desarrollado tecnologías únicas para la producción de productos bioestimulantes como el SFE®Supercritical Fluid Extraction. ILSA comercializa sus productos en el mercado italiano y extranjero, a clientes industriales y a una selecta red de distribuidores que disponen en el territorio de técnicos y comerciales para la planificación de las actividades, la gestión operativa y el seguimiento de los resultados.

Lo que somos se debe al compromiso, la competencia y la pasión de muchas personas que han trabajado para lograr un doble objetivo: "hacer de ILSA una empresa sólida y creíble y hacer agricultura de manera correcta, respetando la relación que une al hombre y a la tierra". Es el resultado de la continua investigación, la constante innovación de procesos y productos, el respeto y la atención al cliente. Nuestra solidez, credibilidad y voluntad de mejora continua nos permite competir en todo el mundo y ofrecer a nuestros clientes oportunidades reales de crecimiento económico y profesional.