GENTILE

NPK 12.5.5

CONTIENE AGROGEL®

GENTILE es un abono organomineral para la cultivación de cultivos preciados que necesitan abonos con una cesión natural lenta.

 

 

  • El aporte específico de elementos nutritivos permite gestionar sin desequilibrios vegetativos cultivos exigentes, sobre todo el avellano;
     
  • La presencia de carbono natural contribuye a revitalizar el suelo;
     
  • La matriz orgánica actúa como agente quelante de los elementos nutritivos evitando fenómenos de lixiviación;
     
  • La cesión modulada de nitrógeno, fósforo y potasio permite distribuir el producto durante la primavera o después de la cosecha.

 

GENTILE es el abono apropiado para el cultivo de avellanas moderno. Puede utilizarse también en situaciones difíciles, en terrenos pendientes y en periodos de lluvias.

COMPOSICIÓN
  • Nitrógeno (N) Total 12 %
  • Del cual: Nitrógeno (N) Orgánico 5 %
  • Nitrógeno (N) Amoniacal 7 %
  • Anhídrido Fosfórico (P2O5) Total 5 %
  • Del cual: Anhídrido fosfórico (P2O5) soluble en ácido fórmico al 2% 2,5 %
  • Óxido de Potasio (K2O) soluble en agua 5 %
  • Anhídrido Sulfúrico (SO3) soluble en agua 5 %
  • Zinc (Zn) soluble 0,01 %
  • Sustancia Orgánica 22 %
Dosis y métodos de empleo
    • Todos
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Todos
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Avellana
      400-600 kg/ha
      Después de la cosecha y/o al principio de la Primavera
      Limitar a la base de la planta
       
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Caqui
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Frambuesa
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Grosella
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Grosella negra
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Grosella roja
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Higo
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Kiwi
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Nuez
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Pistacho
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Serbal
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Ajo y chalota
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Apio
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Berenjena
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Cebolla
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Coliflor
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Espárrago
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Fresa
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Hinojo
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Melón
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Nabo
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Pepino
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Pimiento
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Puerro
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Remolacha de huerto
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Rábano
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Sandía
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Tomate
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Tomate de industria
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Tomate en invernadero
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Zanahoria y Chirivía
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Zapallo italiano
      600-800 kg/ha
      Preparación del terreno y/o después del trasplante
      A voleo, enterrar cuando sea posible
    • Todos
      500-700 kg/ha
      Después del cuajado

      En la parte lateral de la fila

    • Todos
      300-500 kg/ha
      En el momento de activación vegetativa

      En la parte lateral de la fila

 
Leyenda iconos
 El Certificado de Calidad otorgado por Assofertilizzanti en colaboración con ICQRF (Inspección Central para el control de la Calidad y Prevención contra Fraudes en los productos agroalimentarios) certifica la correspondencia de los fertilizantes con la etiqueta colocada en el envase y con las normas legislativas, realizando tomas de muestras de los productos comercializados. 
La presencia de cloro en el suelo puede tener aspectos indeseables para el desarrollo de algunos sistemas de raíces. Las cantidades excesivas de cloro en el suelo pueden conducir a problemas de salinidad, además de ser perjudicial para la microflora que viven en las soluciones circulantes de la tierra. La marca Bajo Tenor de Cloro certifica que el fertilizante tiene un contenido de cloro por debajo del límite máximo admisible del 2%.